Entre fantasmas y eventos paranormales

Estaba sola en la habitación, ningún sonido se escuchaba alrededor, ni siquiera el de algún pájaro cantando en el jardín; solo las palabras que rondaban en mi mente al leer un libro.

De la nada el radio de la sala se encendió y comenzó a sonar una cumbia (Claro, a los fantasmas les encanta bailar o poner géneros musicales que normalmente no escucharía) por lo que me levanté, vi alrededor y noté que no había. Apagué el dispositivo y regresé a mi lectura.

El acontecimiento no fue aislado, se repetía constantemente, pero no afectaba a nadie. Nunca se cayeron cosas, no se abrían o cerraban puertas, al final no era algo tan grave para alarmarse pero, si me generó incertidumbre que expandí a través de Google con la frase: “Fantasmas y fenómenos paranormales”.

El primer artículo en aparecer comparaba títulos cinematográficos famosos como “Poltergeist” y “El exorcista” con casos de la vida real y sus debidas explicaciones que retroceden a 1981, año en el que el profesor de psicología de la Universidad de York, James Alcock, sostuvo que un hecho paranormal es aquel que no se puede explicar a través de la ciencia, sino con creencias culturales y, hasta ahora, es la definición más acertada y constante en el tema.

jnk_3202

La revista digital ‘The Atlantic‘ reveló que el 52% de la población en el mundo cree más en fantasmas y ovnis que figuras religiosas, es decir, estos temas tienen más búsqueda de lo que muchos podrían pensar.

Costa Rica no es un caso aislado, cuenta con Paranormal 506 Investigation Services, un grupo de personas que desde el 2014 investiga de forma profesional los fenómenos paranormales.

Al conversar con ellos y contarles mi ,inquietud del tema, tuve una respuesta positiva e incluso la invitación de investigar el caso de un restaurante “embrujado” en las cercanías del Volcán Irazú al que claramente dije que sí.

Al llegar el día, en compañía de Daniel, Janet y Jeank del equipo de LaBase, nos acercamos al lugar citado (antes de ir a Cartago) con los del grupo paranormal para recibir una charla sobre lo que podíamos hacer, lo que no y claramente, lo que podríamos ver en el lugar. Al entender las indicaciones tomamos rumbos.

screen-shot-2016-10-23-at-11-18-50-pm

En el restaurante, el dueño del lugar nos recibió con una sonrisa que trataba de esconder su preocupación: Platos, vasos y cubiertos eran lanzados al suelo en horas de la madrugada, así como los chefs del lugar habían sido sorprendidos por sombras e incluso movimientos en las puertas; por lo que su preocupación era amplia, sentía que el local podría fracasar por esta situación.

Con un “Ghost Meter”, luces y equipo especial, el equipo de investigación iba a iniciar con la primera etapa: el reconocimiento del lugar. Caminaron e intentaron sensibilizar sus sentidos para detectar algo, nosotros los veíamos y documentabamos lo que sucedía, especialmente porque queríamos ver, al menos, un objeto que cayera al suelo.

Un pasaje oscuro al lado del restaurante parecía sospechoso, debía ser investigado. Sin luz, con el viento soplando fuerte y la noche cayendo sobre nosotros, dos de los investigadores se quedó ahí esperando descubrir algo, pero nada; solo un halo de luz fue captado por la cámara.
Al pasar el tiempo, se acercaba la media noche, hora en que se haría el contacto con el espíritu que, probablemente acechaba el lugar.

jnk_3194

La electricidad del lugar se apagó por completo, se encendieron velas y se colocó un vaso con agua en el centro del restaurante. La vidente se preparaba para comenzar la comunicación, mientras los demás integrantes de Paranormal 506 estaban atentos a lo que podría suceder en diferentes partes del lugar.

-”¿Estás ahí? Manifiéstate, queremos saber de vos. Queremos comunicarnos con vos y saber porqué estás en este lugar”, decía la vidente.

No pasaba absolutamente nada, nosotros, en medio de la oscuridad intentábamos ver nuestros rostros para comprender un poco lo que sucedía; Daniel mostraba su cara de escéptico con el tema mientras que nosotros, teníamos la esperanza de recibir alguna respuesta.

-”Voy a preguntarlo de nuevo, queremos que te comuniques con nosotros. ¿Querés hacer daño? ¿Pensás que este hogar? Pero no lo es, este sitio le pertenece a alguien más… Puedes comunicarte con nosotros y podes responder con un golpe “Sí” y dos golpes “No”.
cr-banner-web-bw-fecha_1000x1000px_

Al hacer algunas preguntas parecía que la entidad estaba respondiendo, los golpes se escuchaban en la parte de arriba por el techo; parecía que nuestro contacto con algo invisible para nuestra vista iba a llegar, hasta que Daniel se levantó y se fue a investigar el lugar.

Nadie sospechaba nada, solo él. Caminó en medio de la oscuridad, pasó por donde estaba la vidente y las velas, abrió la puerta que lleva al jardín del lugar y se fue. Cuando regresó, mostraba cara de negatividad: “Maes, en el techo hay un tanque con agua que está goteando, lo que sonaban eran gotas”.

Inmediatamente todos salimos y efectivamente notamos que tenía razón. No había contacto alguno y hasta el momento, los investigadores no creían que había un espíritu en el sitio.

Al acercarse las 3:33 am, se realizó el último intento que descartaría por completo alguna anormalidad en el restaurante.

Aún no nos podíamos ir, debíamos esperar a que amaneciera para charlar con el dueño del lugar y hacerle saber el resultado que, posiblemente, lo iba a decepcionar.

Cuando eso sucedió, él comentó algunos aspectos importantes de su vida que, dependiendo del punto de vista, podrían resultar algo caóticos, pero que general malas energías que lo acompañan.

La vidente lo miró, analizó cada uno de los hechos y le informó que el lugar estaba limpio, el problema era él y la ‘vibra‘ que lo acompaña, por lo que debía realizarse baños y uno que otro ritual de limpieza para que su vida regrese a la normalidad.

Nosotros, alistamos nuestras cosas y nos disponíamos a marcharnos con la interrogante de: ¿De verdad existen estos fenómenos paranormales?

vivi

Deja un comentario